Parque Forestal

Friday, December 09, 2005

Cristián Warnken

Por: Florencia Sánchez

El larguirucho y barbón comunicador no sólo reflexiona también se divierte
El hombre detrás de las letras
El Parque Forestal es uno de los barrios más deseables y cotizados para vivir de los últimos años. La centralidad, la mística y la energía que proyecta lo hacen ser el sector predilecto para vivir de muchas personas, rostros y personajes públicos nacionales. Uno de los residentes durante años fue Cristián Warnken, conductor del programa “La Belleza Del Pensar”, quien declara que el Parque Forestal es un lugar en donde se puede disfrutar realmente la ciudad y su magia y que es un barrio tremendamente emblemático para el actual desarrollo de la cultura chilena
Cristián Warnken Lihn, profesor de Castellano titulado en la Universidad Católica de Chile y editor en el 2000 y director de “Noreste”, periódico con influencias surrealistas, vivió seis años en el Parque Forestal, se cambió a la comuna de Vitacura hace poco menos de un año por que decidió vivir en casa y no en departamento con su mujer y su hijo menor, pero comenta que los años que vivió allí significaron volver a encontrarse con el verdadero Santiago. Es un barrio tranquilo pero a la vez lleno de carácter, entusiasmo y dinamismo. Un lugar que enriquece el espíritu con espacios públicos encantadores y culturales como los Museos (Bellas Artes y el MAC), las librerías, lo cafés y el mismo Parque Forestal que se ha transformado en un ambiente heterogéneo en donde conviven toda clase de personas, desde parejas homosexuales, viejos, jóvenes y personajes públicos entre otros, además de presentarse como una mezcla entre lo tradicional y lo moderno, “un barrio sin duda contemporáneo”
Eso le agrada; La diversidad y la vida de barrio que aún se siente.
Confiesa que no tiene ningún lugar en especial inspirador en donde se siente y escriba sino que replica que los lugares no son inspiradores en sí para él sino que la época, el momento y el contexto le dan este estimulo y la fascinación que busca. “No es lo mismo pasar por La Moneda ahora que hace 25 años atrás” dice el comunicador Warnken.
Con respecto a las fiestas en el Parque Forestal como el “Love Parade”, los carnavales y el “día tunick” que se han realizado dice que son instancias maravillosas en donde se reúne toda tipo de personas de tendencias de toda índole, toda clase de personas. Momentos para relajarse, distenderse y salir un poco de la rutina que mantiene reprimido y frustrado al chileno diariamente.
Lo que le molesta es que los medios se enganchan de esto para volver estos actos sensacionalistas diciendo que la cultura chilena está por los aires de bien y que muy pronto llegaremos a ser como la próxima Europa de estos tiempos. “Muchos de los chilenos, creen que por sacarse la ropa un día, la amargura, la frustración y la discriminación se acabarán en este país. Son tan fuertes los síndromes que padece nuestra sociedad que se necesitarán más que un par fiestas para romper con el molde reprimido que nos caracteriza”.
La otra cara del poeta
Cristián no siempre es un tipo serio, crítico y reservado que se dedica exclusivamente a enriquecerse intelectualmente sino que tiene su otra cara. Se declara amante de los animales, tiene un perro, y tiene gran afición por la música y el baile. Además le gusta comer bien, probar cosas nuevas, exóticas, pues dice que una de las mayores satisfacciones es la buena comida. Le gusta la peruana.
Es un hombre muy alegre, conversador y amante de sus seres queridos. Disfruta de las pequeñeces y de los detalles de la vida cotidiana. Escuchar un buen disco de música, como rock o más bien clásica o salir a pasear con sus hijos. “Me encanta la dimensión dionisíaca de la vida y no veo una contradicción con mi otra parte”, dice Cristián sonriendo.
En su vida cotidiana es un tipo relajado, sencillo, se viste de jeans y polera, sin mayores pretensiones, sólo pasar bien esta vida y aferrarse con uñas a ella. Patricio Aguilar, su amigo, comenta que es un tipo que posee muy buen humor, muy empático pero a la vez muy reservado con su vida privada. No habla de esta con cualquiera. No da su número de celular a prácticamente nadie
No le interesa la vida pública ni ser rostro de portadas, al contrario, se mantiene al margen pues considera que una gran parte de los medios se dedican a entorpecer la labor profesional. No lleva una vida aburguesada como se podría llegar a pensar.
Se declara en contra de los autos y prefiere mantenerse aún como peatón pues así se siente totalmente liberado, como un hombre que no depende de nada material para existir. Es una persona sana que no toma ni fuma pero si le gusta divertirse a su manera, por ejemplo yendo al cine a ver una buena película de preferencia autores como Federico Fellini, Akira kurosawa y hasta alguna del chileno Raúl Ruiz.
“Su vida cotidiana es como la de cualquiera, nada especial, es un ser común y corriente que trabaja, sale y duerme”, Comenta Florencia Velasco, compañera de curso en el colegio.
Desde niño fue inquieto por las Letras, estuvo rodeado de una familia en dónde la cultura era muy bien apreciada. Su tío, el poeta Enrique Lihn y su padrastro Eduardo Anguita fueron personas claves para su desarrollo como pensador e investigador. Lo incentivaron desde chico a leer, diciéndole que el hombre culto no se hace por azar sino por estudio, mucha lectura y mucha inquietud. Ellos le otorgaron desde niño las herramientas para poder desenvolverse tanto profesionalmente como persona, hacer de la poesía un modo de vida y entrar a hacer parte de esta manera distinta de ver las cosas.
Fue estudiante del colegio Alianza Francesa de Santiago. Guarda una mezcla de sentimientos. No lo pasó bien en su vida de niño pues fue una persona distraída y poco puesta en sus cosas, pero al crecer se lleva muy buenos recuerdos de su paso por este colegio, dice que había profesores como Madame Piel que hacían de sus clases espectáculos llenos de frenesí por la enseñanza a los alumnos. De algunos de ellos se nutrió su espíritu, de su cultura e idiosincrasia a la cual admira tremendamente y se siente muy cercano a esta.
De hecho a viajado en reiteradas ocasiones a Francia por diferentes motivos pero cree que se siente más cercano a ese mundo que al nuestro. “Allá hay otra manera de ver la vida, lo cual se refleja en sus actos, hay un pensamiento ligado a la manera de pararse frente a la vida y mirar las cosas desde miles de otras perspectivas”, comenta Warnken respecto a Francia.
Cristián y “Mosqueto”, su café
Sentado en la terraza de su café-Librería “Mosqueto”, ubicada en la calle del mismo nombre a pocas cuadras del Museo Bellas Artes y del Parque Forestal, Cristián parte por pedir un café. Luego se para y se dirige a los estantes de libros y toma uno de poesía norteamericana de Walt Whitman. Luego de un rato, se despide de sus colegas y de su mujer, la dueña del café, paga su cuenta y se va. Actúa como un cliente común y corriente por que según él es la única manera de sustentar un negocio.
Esto ocurre ocasionalmente pues es un hombre de muchas ocupaciones. Llega una vez a la semana decide dar una vuelta por su librería para estar al tanto de las ventas o simplemente sentarse a observar la clase de gente que llega.
“Hay semanas que ni se aparece”, comenta Cristián Labar, vendedor del café. Muchas veces aparece solo, otras acompañado para tener reuniones con colegas de la Universidad Finis Terrae, de la cual es Director de la Escuela de Literatura.
Hay ocasiones en las que llega junto a uno de sus pocos y antiguos amigos, Armando Roa, poeta nominado al Premio Altazor y director de la Escuela de Literatura de la Universidad Del Desarrollo que comparte con Cristián. Son grandes amigos que comparten visiones sobre la vida y una mirada común sobre la Literatura.
Poner una librería en el centro de Santiago más que uno de sus sueños, era uno de los de su segunda mujer, Danitza Pavlovic, ex modelo, actual abogada e hija del periodista Santiago Pavlovic. Este pequeño lugar más que una librería es una boutique literaria especializada en libros de literatura, filosofía, historia, ensayos, poesía, uno de los géneros predilectos de Cristián. A esta han llegado personajes importantes tales como, Claudio Magris, poeta italiano que estuvo de visita en Chile, Gonzalo Rojas y Nicanor Parra entre otros. Cristián cuando está se sienta y comparte con ellos un rato.
Patricio Aguilar que trabaja en el café es otro de sus amigos. Con él ha mantenido una relación de amistad y laboral hace ocho años. Este nos dice que llegan muchos jóvenes, más bien alternativos, mucho snob (persona que imita el estilo de vida de una clase social a la que no pertenece) con pretensiones literarias a pedir recomendación de libros a Warnken, considerado como un icono de la cultura chilena, principalmente por su labor televisiva en el programa que lleva conduciendo hace diez años “La Belleza Del Pensar”, en donde se invitan a especialistas, artistas, matemáticos y pensadores para entablar largas y profundas conversaciones sobre diferentes temas.
Han sido más de 400 los que ha entrevistado en su programa que sale en televisión, antes en Artv y ahora en Canal 13 cable. Cristián sonríe discretamente pero confiesa que hoy en día la llamada “Elite intelectual chilena” se llena la boca y alardea sobre temas relevantes pero no hacen lo más importante; cultivarse realmente, leer mucho y entender que para ser culto no se necesita adoptar una imagen altanera.

3 Comments:

At 5:23 PM, Blogger jóse said...

Gracias, es lo que estaba buscando.
No pensaba que alguien se interesara en su vida de forma tan detallada.
Tienes muy linda redacción

 
At 10:26 AM, Blogger kombatdechile said...

Excelente, te sugiero que completes el articulo de wikipedia con tu información sobre Cristián Warnken.
http://es.wikipedia.org/wiki/Cristian_Warnken

Muy buen trabajo.

 
At 7:26 PM, Blogger Marina Leiras Radio said...

UNA MARAVILLA!!! FUI A MOSQUETO EN EL MES DE DICIEMBRE Y PERCIBI TODA LA DESCRIPCION DE ESTA NOTA, DISFRUTÉ MUCHISIMO!
ADMIRO MUCHO A WARNKEN, SU HUMILDAD, GENEROSIDAD Y LABOR!

MIS SALUDOS DESDE BUENOS AIRES!
MARINA

 

Post a Comment

<< Home